DETERMINACIÓN DE 25-HIDROXIVITAMINA D O 25 (OH)

determinacion 25 (4)La vitamina D precursora (colecalciferol o vitamina D3), es ingerida en la dieta o sintetizada en la piel del 7-dehidrocolesterol (provitamina D ) por la exposición a la luz ultravioleta del sol. Es transportada al hígado y allí es hidroxilada para producir 25-hidroxivitamina D o 25(OH)D, un metabolito con escasa actividad, también conocido como calcidiol o hidroxicolecalciferol. Luego es transportada, unida a una proteína, a los riñones, en donde nuevamente es hidroxilada y convertida en un producto más potente, la 1,25 (OH)2D3. Esta reacción es controlada por la concentración de calcio, fósforo y la paratohormona (PTH). La PTH y una disminución del fósforo producen un incremento en la producción de 1,25 (OH)2D3. Una disminución del calcio sérico estimula la producción de PTH por las glándulas paratiroides y esta a su vez incrementa la producción de 1,25 (OH)2D3 en los túbulos proximales renales. Por el contrario, un incremento de la calcemia suprime la secreción de PTH y por ende la producción de la vitamina. Este metabolito actúa promoviendo la absorción intestinal de calcio y fósforo, la reabsorción del calcio a nivel renal y regula el paso de este mineral a los huesos, siendo un agente que promueve la maduración de los osteoclastos.

Su deficiencia causa enfermedades como: raquitismo, osteomalacia, osteoporosis, y al parecer podría tener algún papel en la prevención de algunos tipos de cáncer.

La vitamina D es la encargada de regular el paso del calcio a los huesos, y además en el mantenimiento de órganos y sistemas a través de múltiples funciones como:
•    Afecta el sistema inmune por su rol inmunosupresor, promoción de la fagocitosis y la actividad antitumoral.
•    Participa en el crecimiento y maduración celular.
•    Intervendría en la secreción de insulina del páncreas, posiblemente a través del mantenimiento de los niveles del calcio sérico, el cual es importante para una adecuada secreción de insulina.
•    Al regular los niveles de calcio en la sangre desempeña un papel fundamental en el funcionamiento saludable de nervios y músculos.

La deficiencia de la vitamina D puede ser consecuencia de una dieta no equilibrada, de una inadecuada exposición al sol, desórdenes que limiten su absorción, o condiciones que limiten la conversión de vitamina D en los metabolitos activos, tales como alteraciones en hígado o riñón, o raramente por algunos desórdenes hereditarios.

Nuevas investigaciones sugieren que aquellos individuos que ingieren insuficientes cantidades de vitamina D sufren aún más los síntomas de la osteoartritis, ya que la vitamina D ayuda a reducir el daño de los cartílagos.

Debido al frecuente déficit de vitamina D en las personas mayores, se recomienda determinar sus niveles, especialmente en las personas sin autonomía y/o viven en instituciones para adultos mayores.
El indicador más fiable del estado de la vitamina D es la 25 (OH)D por su vida media mayor (dos a tres semanas vs 1 a 2 días de la 1,25 (OH) D ), menor fluctuación con la exposición a la luz solar y consumo en la dieta, mayor concentración y fácil medición. Actualmente el Laboratorio Clinico Bioreferencia tiene a su disposición un inmunoensayo de electroquimioluminiscencia EIA, prueba de diagnóstico in vitro para la determinación cuantitativa de la vitamina D 25 OH en suero, esta prueba tiene una alta especificidad y una sensibilidad del 95%.

Bibliografia
•    http://www.zonadiet.com/nutricion/vit-d.htm
•    http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/002405.htm
•    Weng FL, Shults J, Leonard MB, Stallings VA, Zemel BS. Risk factors for low serum 25-hidroxyvitamin D concentrations in otherwise healthy children and adolescents. Am J Clin Nutr. 2007; 86(1):150-158.
•    Carter GD, Carter R, Jones J, Berry J. How accurate are assay for 25-hydroxyvitamin D. Data from the International Vitamin D External Quality Assessment Scheme. Clin Chem 2004; 50:2195-2197.
•    Laura A. G. Armas, Bruce W. Hollis and Robert P: Heaney Vitamin D2 Is Much Less Effective than Vitamin D3 in Humans. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism 2004; 89(11):5387-5391.